Pintura para baldosas
Si quieres darle un aire nuevo a tu cocina o tu baño sin tener que hacer obras, existe una alternativa mucho más cómoda, más limpia y más económica: la pintura para baldosas. Existen en el mercado diferentes marcas de este tipo de pintura que son esmaltes sintéticos y permiten cambiar el color de los azulejos. Olvídate de las obras y de los escombros, con estas pinturas puedes cambiar los colores de tu baño o de tu cocina tú mismo.

Plántate el mono de trabajo y en un fin de semana habrás renovado el aspecto de tus azulejos. Necesitarás los materiales típicos para pintar: rodillo (que sea especial para azulejos), plásticos, cinta de enmascarar, etc. La pintura la puedes encontrar en sitios como Leroy Merlin, no es demasiado difícil de encontrar y además existe una amplia gama de colores. Si tienes unos anodinos azulejos blancos puedes darle un toque de color combinando diferentes tonos.

Antes de comprar la pintura pregunta al vendedor cuál es la que mejor va y si tienes que aplicar una imprimación previa, dependiendo del material este paso será necesario o no, por ejemplo si es de gres, seguramente lo necesites. Si das esta imprimación asegúrate de que pasan al menos seis horas antes de empezar a pintar. Otro consejo muy importante también antes de empezar es que dejes el suelo o las paredes, lo que vayas a pintar como una patena, tiene que estar muy limpio y seco para que la pintura se adhiera mejor y no te queden grumos.

Si vas a pintar de blanco por ejemplo sobre un marrón seguramente tendrás que dar varias capas. Espera por lo menos 24 horas entre una capa y otra para que el resultado sea mejor. Esta tarea puede ser divertida y más si elegís colores alegres. Involucra a toda la familia y ¡A renovar los azulejos del baño y la cocina!