Tipos de tarimas para el suelo del hogar
Las tarimas son los pavimentos que se suelen instalar en el suelo de los hogares, tanto en interior como en exterior, y que en muchas ocasiones se confunden con el parquet. Hay muchos tipos y pueden ser de diversos materiales, consiguiendo así un amplio abanico de posibilidades para que combinen perfectamente con la decoración del espacio. Hay también diversos grosores y formas de colocarlas.

Toma nota de los tipos de tarimas y de las características de cada uno:

Sólida o maciza: Es la tarima más tradicional y cuenta con láminas que son tablas macizas de madera, con un ancho que puede ser de hasta 25 centímetros y un largo que puede alcanzar los 220. Es muy resistente al peso y amortigua muy bien las pisadas, lo que le hace ideal para lugares de mucho tránsito, ya no solo en hogares sino también en negocios y hasta en lugares en los que se practica baloncesto.

Enchapado: Son tablas muy finas, tanto que su grosor no supera los 5 milímetros. Se unen con una cola especial o con adhesivo y se hace con madera muy ligera y de baja calidad como el bambú o similares. Primero se coloca una capa de material aislante y después las tablas ya que así estará garantizado el aislamiento y la conservación del calor. Hay que cuidarlo mucho ya que no es tan resistente como otras opciones.

Parquet: Es el tipo más utilizado y también el que tiene una instalación más sencilla ya que las láminas se van colocando una tras otra y encajan perfectamente. Las hay en diferentes grosores y medidas para que se adapten perfectamente a tus necesidades. Es muy resistente.

Tarima flotante: Se llama así porque las tablas de madera (ya sea real o sintética) no se pegan ni clavan al suelo, ajustándose perfectamente para no salirse en ningún momento sin necesidad de elementos que le ayuden a hacerlo. Es una tarima muy buena aislante tanto de la temperatura como del ruido.