Casas que se convierten en lofts


La falta de recursos y las actuales condiciones del mercado, que casi imposibilitan el comprarse una vivienda (sobre todo para los jóvenes), hacen que el ingenio se convierta en la herramienta fundamental para poder conseguir una casa propia. Seis jóvenes cooperativistas han optado por esta vía y adquirieron una finca entre medianeras en el casco histórico de la bella ciudad de Toledo, en la cual plantearon la construcción de sus viviendas. El problema más grande que se planteaba en este caso era la forma longitudinal del solar: con 7,5 metros de ancho por 40 metros de fondo, cada casa quedaba reducida prácticamente a un pasillo. Además, la superficie máxima para construir (360 metros cuadrados para seis viviendas) y la rígida normativa vigente hicieron necesario el uso de soluciones llenas de imaginación con las que sacar partido al espacio disponible.

Una de las primeras decisiones por parte de los arquitectos encargados de la obra, Sara Romero y Mariano Vallejo, fue eliminar los espacios de circulación o infrautilizados, como los pasillos y el vestíbulo.

De esta forma, cada casa (con 60 metros cuadrados de superficie por vivienda) está formada por un conjunto de estancias sucesivas o “concatenadas”, que se articulan y relacionan entre sí gracias a la inclusión de puertas correderas en madera lacada en color blanco. La empresa encargada de suministrar los sistemas ha sido Krona, cuyo modelo Kompatto permite insertar las hojas de las puertas dentro de los muros huecos para poder aprovechar el espacio al 100% y utilizar las paredes para la decoración o para colgar cuadros. Este ingenioso sistema permite unir las estancias cuando sea necesario, e independizarlas simplemente corriendo las puertas cuando la intimidad manda.


Este conjunto de casas presenta la peculiaridad de poder disfrutar de las viviendas como si de espacios diáfanos se tratase (al estilo de los populares lofts), al tiempo que el sistema de puertas permite también independizar estancias como el baño o el dormitorio, e incluso ambos al mismo tiempo. Una solución llena de ingenio y funcionalidad, perfecta para los tiempos que corren.

Fotografías: Juan Carlos Quindós de la Fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *