¿Cócina abierta o cocina cerrada? Resolvemos tus dudas

cocina-abierta-marron
Tomar decisiones no es fácil, y menos cuando se trata de algo tan tuyo como tu casa. Cada estancia plantea serios dilemas que hay que resolver tarde o temprano, como es el caso de las cocinas. ¿Mejor que sea abierta o cerrada? La respuesta, como casi siempre, dependerá de tus gustos y necesidades, puesto que ambas opciones son muy válidas, e incluso puedes buscar una vía intermedia integrándola con el resto de tu hogar sin abrirla por completo.

A continuación trataré de resolver las dudas que te hayan surgido al respecto planteándote una serie de preguntas que deberías responder para tenerlo más claro.

¿Para qué necesito la cocina?

Son varios los objetivos que puedes fijarte a la hora de reforma tu cocina. Lo más habitual es querer más luz natural, dar un salto de calidad en cuanto a confort, crear un espacio que te permita comer y buscar una conexión entre la cocina y lo que podría ser la terraza, el patio o el balcón.

¿Qué distribución de cocina me conviene?

Las cocinas estrechas, que son las que tienen un ancho de apenas 1,60 metros, te piden una distribución en forma de “L”. Por el contrario, en las cocinas más anchas, que son las que superan los 2,30 metros de anchura, suele ser muy recomendable que la distribución tenga forma de “U” para aprovechar al máximo el espacio disponible.

Aquí hay una importante diferencia entre las cocinas abiertas y las cerradas, puesto que las primeras pueden pedirte una distribución longitudinal y pegada a la pared cuando el espacio escasea, mientras que las segundas te obligan a mantener el orden y no dejar ni un solo mueble suelto cuando no hay demasiados metros cuadrados.

Artículo recomendado: La distribución de cocinas que más te conviene.

cocina-cerrada-forma-de-U

Cocinas abiertas

Para tener una cocina abierta tendrás que derribar tabiques. Que sea uno o sean más dependerá de lo que quieras abrirla y de lo que puedas permitirte, ya que las paredes maestras no se pueden tocar. Cuando lo hagas podrás empezar a pensar en la distribución, que se beneficiará de la luz que entra por la cocina, pero también por la que llega desde otras estancias del hogar como el salón y el comedor. Eso significa que ganarás en luminosidad, lo cual es una de las grandes ventajas de las cocinas abiertas.

Dependiendo de lo que estés buscando, podrás arriesgar más o menos con su integración. Hay gente que quiere tener la isla cerca de la mesa del comedor cuando cumple con una función de espacio destinado al desayuno, algo que cambia cuando dicho espacio se destina a la preparación de los alimentos.

cocina-abierta
Una cocina abierta no debería contar con elementos que ocupen mucho en altura, ya que la idea es que la integración dé como resultado un espacio lo más diáfano posible. Los electrodomésticos van colocados pegados a la pared y tanto la grifería como los fuegos se esconden para no restar protagonismo a lo que realmente importa, que es la parte que mejor se comunica con el resto por cercanía.

Para terminar, no solo hay que celebrar la ganancia en luminosidad, comunicación y funcionalidad, sino que también hay que hacer todo lo posible para que el estilo decorativo de la cocina vaya en sintonía con el del comedor y el salón.

Cocinas cerradas

Si vas a decantarte por una cocina cerrada, trata de acariciar todas las ventajas que te ofrece una cocina abierta poniendo en práctica una serie de soluciones tan útiles como las que menciono a continuación:

– Crea un rincón para comer pegado a la encimera o a una ventana.

– Potencia la luminosidad a través de las ventanas, evitando colocar electrodomésticos y accesorios de cocina que puedan obstaculizar el paso de la luz.

– Trata de suprimir la puerta de la cocina y libera otros espacios colocando, por ejemplo, un pasaplatos que una el comedor con la cocina.

cocina-clasica
Las cocinas cerradas pueden ser la mejor opción siempre y cuando se puedan aplicar soluciones como las que acabo de mencionar, ya que te permiten mantener la intimidad de una estancia independiente sin renunciar a una serie de beneficios. Eso sí, para ello debes contar con una buena distribución y bastantes metros cuadrados.

Artículo recomendado: Consejos para decorar cocinas con poca luz natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *