Cómo tapizar tus propios muebles


Seguro que alguna vez has llevado a tapizar una silla o un taburete y te has quedado de piedra por el precio del trabajo. Tapizar sillones, butacas o sofás es una labor muy complicada que es mejor dejarles a los profesionales, pero renovar los asientos de las sillas o dar un nuevo aire a otros elementos es mucho más sencillo y puedes hacerlo tú mismo sin problemas.

Para llevar a cabo este tipo de trabajos necesitarás una buena grapadora (eléctrica a poder ser), una herramienta llamada pata de cabra, grapas y tachuelas decorativas, tela resistente de tapicería, gomaespuma y pegamento para tela.

Renovar asientos tapizados

Si lo que quieres es cambiar el viejo tapizado de una silla, empieza desmontando el asiento (seguro que se puede retirar) y arranca la pasamanería, o extrae las tachuelas decorativas. Quita las grapas o clavos con la pata de cabra, una herramienta súper útil que encontrarás en tiendas especializadas en material para tapizar. Si la gomaespuma está deteriorada, quítala. Eso sí, conserva la tela que has retirado porque te servirá como patrón para cortar la nueva. Compra un bloque de gomaespuma de densidad media del tamaño adecuado y recorta sus esquinas superiores, redondeándola para que el tapizado quede más elegante. Pégala sobre el cuadro de la silla y tapiza después el asiento con una loneta fuerte, que cubrirás con la tela de tapizar definitiva. Oculta las grapas con pasamanería pegada con pegamento para tela, o con tachuelas decorativas.

Un nuevo aire para sillas o taburetes


Otra opción es tapizar asientos de madera que están viejos o pasados de moda. En este caso el trabajo es muy similar, aunque te ahorrarás la parte de retirar el material envejecido. Los cabeceros también se pueden tapizar: una simple tabla revestida con gomaespuma, tela y unas tachuelas de capitoné puede quedar preciosa. Para el trabajo no dudes en emplear una grapadora eléctrica de calidad como la que aparece sobre estas líneas: el modelo PTK 3,6 LI de Bosch.

Fotografías:
Cortesía de Bosch.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *