Cuatro consejos para decorar en color beige

salon-amplio
El color se convierte en un elemento principal en la decoración del hogar puesto que, aunque una casa admite distintas tonalidades de una misma paleta cromática, conviene definir de antemano cuál será la base principal de cada estancia. El color beige es uno de los preferidos de muchas personas que buscan una alternativa al eterno color blanco, sin renunciar por ello a los beneficios de esta tonalidad: luminosidad, atemporalidad y amplitud de espacios. Además, este es un color que combina perfectamente con una amplia variedad de colores por lo que puedes reforzar tu creatividad. ¿Cómo integrar el beige en el hogar con éxito? Este color forma parte de la familia de los tonos tierra.

1. Beige y marrón

chimenea
Así como el binomio blanco y negro es una de las apuestas frecuentes en decoración por el atractivo visual de esta dualidad, también es posible generar este juego a través de la fórmula del beige y el marrón. Dos colores que complementan a la perfección y que armonizan entre sí desde la diferencia.

Sin embargo, esta no es la única posibilidad real cuando se trata de dar al beige todo el protagonismo en un cuarto. También puedes seleccionar otros tonos neutros o colores más llamativos en pequeñas dosis.

Gracias a la perfecta armonía del beige y el marrón, puedes matizar una estancia con la belleza de la madera para crear lugares acogedores y cálidos que te abrigan durante el invierno.

Si decides pintar las paredes de color beige es recomendable que elijas zonas amplias que tienen una buena fuente de luz natural. De lo contrario, este tono puede proyectar una imagen un tanto apagada.

2. Cómo integrar otros colores

decoracion-de-sala-de-estar

Cuando se trata de integrar detalles de color a un lugar en el que el color beige es protagonista, puedes poner una atención especial a los productos de textil hogar, a los cuadros y al mobiliario como recursos de interiorismo que te permiten definir el resultado final de un lugar sin que el beige sea el único tono observable.

El gris es uno de los colores que también combina perfectamente con el color beige, sin embargo, si decides ambientar un cuarto a partir de esta combinación de elementos es importante que no estén integrados de manera equitativa en sus proporciones. Concede más importancia al beige o al gris para que destaque más un tono u otro en un solo golpe visual.

3. Regla del 60-30-10

espacio-de-salon
Selecciona tres tonos distintos para decorar tu casa y concede a cada elemento un porcentaje de presencia. El 60 será el color dominante y protagonista, el 30 produce un efecto estético que define el espacio y el 10 muestra la importancia de la sencillez como un complemento que suma. Por tanto, puedes formar una combinación de tres elementos en la que el beige esté presente.

A través de la aplicación de esta fórmula puedes observar que la elección de colores no es casual sino que nace de una planificación previa no solo en cuanto a la tonalidad misma sino en cuanto a su distribución en el espacio.

4. El color beige en los dormitorios

dormitorio-beige

Puedes elegir este color como elemento base para dar una estética armónica a las distintas habitaciones a partir de una línea sobre la que puedes trabajar los nuevos matices que aportan una personalidad única a cada cuarto. De este modo, encuentras el equilibrio de la unidad y la diferenciación. Este es un color óptimo en esta zona de descanso puesto que el efecto cromoterapia de esta tonalidad produce sensación de relajación y calma.

Disfruta del potencial del color gris en la decoración del hogar porque este tono produce calma, relax y bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *