Decorar una habitación de color morado


Un aspecto muy importante en la decoración de cualquier estancia del hogar es el color elegido para ella, dándole un estilo determinado y consiguiendo un ambiente diferente en función de los colores utilizados. Hoy me gustaría escribir sobre los colores que mejor van al dormitorio y cómo aplicarlos para conseguir una decoración perfecta, aunque especialmente que sea adecuada para una estancia en la que se necesita calma y tranquilidad.

Uno de los colores más recomendables para pintar una habitación es el morado, en cualquiera de sus tonalidades, ya que es un color muy relajante con el que conseguirás ambientes muy cálidos. Además, a nivel decorativo es un color al que le puedes sacar muchísimo partido, así que sin duda se convierte en una opción excelente tanto para habitaciones infantiles como para las de adultos.


Lo ideal es utilizar este color combinado con un neutro para conseguir una decoración más llamativa y mucho más bonita. Independientemente del tono que hayas elegido, te quedará genial combinado con colores neutros como el blanco, el beige o cualquier tonalidad crema. Tanto el morado como los tonos más claros llamados lilas te quedarán perfectos en la pared, tanto si es el único color empleado para pintar las mismas, como si decides combinarlo con otro y, por ejemplo, pintarlas a rayas verticales.

En las paredes también te quedará genial pintarlas en morado y utilizar vinilos decorativos en otro color para conseguir un contraste muy bonito. Si no quieres darle tanto protagonismo a este color, puedes hacer a la inversa, es decir, pintar las paredes en tonos neutros y añadir vinilos o cualquier otro detalle en color morado. Apuesta por este color también para textiles como las cortinas, alfombras, cojines o fundas nórdicas. Un par de cojines en varios tonos morado quedará genial.

En cuanto a los muebles, lo mejor es combinar para utilizar varios colores y que así no te quede todo demasiado sobrecargado con el mismo color. Si has pintado las paredes de morado utiliza muebles en colores claros para crear contraste, y si has pintado las paredes en tonos neutros, utiliza muebles morados.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *