Diseñar y decorar un vestidor


El vestidor es un zona clave para ampliar el espacio de guardado y tener todo más a mano. Contar con un vestidor aporta beneficios como una mayor comodidad para vestirse y seleccionar lo que nos vamos a poner y no ocupar el espacio del dormitorio con grandes armarios, pudiendo utilizar ese sector para otra función. Para el diseño debemos tener en cuenta el lugar disponible, la cantidad de usuarios que guardarán ahí su ropa (puede ser toda la familia, la pareja o cada uno puede tener su propio vestidor).

A continuación, empezaremos por la división del vestuario: la ropa que utilizamos más frecuentemente y los complementos que debemos guardar, que pueden ser acolchados o sábanas. Este paso es importante para conseguir un mejor funcionamiento del espacio y una ubicación lo más practica posible. Si el vestidor será compartido, lo ideal es que cada uno tenga su mueble para guardar y ordenar sus prendas.

Se recomienda dejar la parte central para ubicar la ropa que más asiduamente se utiliza. La parte superior, de acceso menos frecuente, se destinará a los extras (que se utilizan menos y ocupan más lugar) junto con la ropa que no es de temporada. Mientras que la zona más baja se destinará a los zapatos. No olvides disponer de cajones compartimentados para cinturones y pañuelos, barras para colgar la ropa del día siguiente o probar combinaciones, corbateros, cajoncitos para joyas y un buen espejo de pie para vestirte.

Respecto a los materiales, pueden ser variados y van desde maderas que pueden ser enchapadas o macizas como las de de cedro, cerezo o el pino. También otra opción es que sea de melanina, que permite laquearlos en distintos colores. En cuanto a las puertas, pueden ser plegables, corredizas en madera, espejadas, con vidrios esmerilados o las tradicionales. Otra alternativa es dejar el armario abierto. Finalmente, la iluminación es un punto bastante importante en el diseño del vestidor. Por lo general se utilizan focos halógenos empotrados en el techo, que se complementan con la luz natural o con focos tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *