Dormitorio con camas “colgadas”


Las literas y los altillos son soluciones estupendas para aprovechar los espacios altos instalando camas y pequeños dormitorios. Hay muchas ideas y opciones para llevar a cabo esta solución: desde las literas de toda la vida a los modelos plegables, que desaparecen como por encanto en un panel de la pared… Además de los altillos de madera, las camas sobre armarios y muchas otras posibilidades.

Sin embargo, ésta de la fotografía no la había visto nunca: camas que literalmente “cuelgan” del techo, gracias a fuertes cuerdas. Una idea genial, que además sale barata y es fácil de hacer.

Las camas en sí no son más que somieres hechos con tablas de madera. Como podéis ver, cada somier lleva un marco de tablas gruesas sobre el cual se han atornillado una serie de tablas que soportan el colchón. La madera se ha dejado tal cual, en bruto, pero también puede quedar preciosa pintada de blanco o de colores. Y si os gusta al natural, os recomiendo que le apliquéis un barniz incoloro y dejéis secar las camas en un sitio ventilado unos cuantos días, para que el dormitorio no se llene del desagradable olor del barniz.

Para unir el marco de las camas y las tablas, lo mejor es emplear tornillos inoxidables para madera. Podéis introducirlos con un atornillador eléctrico, y previamente os aconsejo que hagáis un agujero-guía con un taladro y la broca adecuada. Lo que sí es importante es vigilar que las uniones del marco quedan a escuadra (ángulo recto), y que la madera no tiene peligrosas astillas. Así que ya lo sabéis: antes de barnizarla, pasad una lija de grano medio para quitar las imperfecciones.

Ya solo queda colgar las camas de la pared. Como podéis ver, la del suelo tiene unas patitas que ayudan a soportarla; sin embargo, las que están en alto han de sujetarse a la pared. Para ello tendréis que atornillar la tabla del marco que va a la pared a ésta con tornillos y tacos de expansión largos, que aguanten mucho peso. Cuantos más pongáis, mejor… Y ya solo queda insertar unos cáncamos industriales en las esquinas delanteras de las camas y un anclaje especialmente resistente al techo, para atar ambas piezas con una cuerda fuerte y nudos marineros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *