Hábitos para una casa saludable

salon-plantas
Te preocupes de tu salud, practicas regularmente ejercicio y vigilas tu alimentación. Entonces, por qué no hacer lo mismo con la decoración de tu casa. Pasamos mucho tiempo en casa, es nuestro pequeño refugio. Por eso debemos mimar la decoración.

¿El objetivo? Lograr espacios saludables e inspiradores para que nos sintamos realmente a gusto. Porque la felicidad empieza en casa y no si te sientes cómodo en tu vivienda, a largo plazo afectará, no solo a tu salud, sino también a tu bienestar emocional. En este artículo te explicamos algunos hábitos de principiantes para una casa saludable.

Separa y recicla

Nunca es tarde para empezar a hacer bien las cosas, ni tampoco para probar algo nuevo. Así que deja a un lado los tópicos y empieza por lo básico de lo básico: los residuos. No solo por una cuestión de higiene y de olores, sino también por respeto hacia el medio ambiente, es el momento de empezar a separar la basura. Si es que hasta ahora no lo habías hecho antes. Pero, hacerlo, además, bien. De verdad.

Es decir, prepara varios cubos en los que depositar cada tipo de residuo: plástico, papel, vidrio y orgánico. Ten en cuenta el tamaño de cada cubo porque de algunos residuos acumularás más que de otros y además el volumen será mayor. Y, por supuesto, no olvides tampoco reciclar otros desechos como el aceite y las pilas.

cocina-verde

Orden y limpieza

La limpieza es otro aspecto clave para disfrutar de una casa saludable. Así que empieza a vaciar todas las habitaciones y selecciona, una por una, todas las cosas que quieres quedarte. ¿De verdad lo utilizas? ¿Te hace la vida más fácil? ¿Tiene un valor sentimental realmente incalculable? Si no encuentras una buena razón para conservar ese artículo, ¡deshazte de él! Puedes venderlo de segunda mano, donarlo o bien regalarlo a alguien especial.

Si ya has hecho limpieza en casa y te has deshecho de todo lo que no necesitas, es momento de hacer empezar a organizar los espacios. La decoración luce mucho más en una casa ordenada. Pero, lo más importante, el orden transmite paz y serenidad, frente al estrés que produce el desorden. Por eso es tan importante reservar aunque sean 10 o 15 minutos al día a mantener la casa ordenada y limpia. Sobre todo las zonas de casa que más utilizas a diario, como el baño y la cocina.

La calidad del aire es otro detalle a tener en cuenta. No olvides renovar el aire de casa, ventilando cada día durante unos 10 minutos y creando corrientes de aire que te ayuden a purificar la atmósfera de tus habitaciones.

comedor-luminoso

Ahorro energético

El ahorro energético es otro aspecto que también te debe preocupar. Empieza por lo básico: vigila el modo stand by de los electrodomésticos porque aunque no te lo creas consumen hasta un 20%. Y esto, a final de mes y a final del año, supone un importante ahorro. Además, a nivel medioambiental, estos aparatos emiten hasta el 1% de los gases de efecto invernadero. Aunque un 1% no parezca una cifra muy alta, si juntamos a todos los vecinos de un barrio, esta cifra aumenta considerablemente.

Si aún no te has pasado a las luces led, ahora es el momento. Cuando termines de leer este artículo, anota en tu libreta: cambiar las bombillas de casa por luces led. No producen gases de efecto invernadero, son más seguras y además tienen duran muchísimo más que las bombillas convencionales.

dormitorio-plantas

La decoración también te ayuda

Todos los gestos son importantes para lograr que la casa resulte lo más saludable posible. Entre ellos, permitir el flujo de energía. ¿Cómo? Despejando las superficies, evitando los obstáculos y potenciando la luz natural. En este sentido, también conviene destacar el uso de materiales y tejidos naturales. Por ejemplo, textiles como el lino y el algodón. Y materiales como la madera noble, sin barnices, pinturas ni otros tratamientos similares.

Los productos de limpieza es otra cuestión que también debe preocuparte. Lo ideal para disfrutar de una casa saludable es utilizar productos naturales, ya sean caseros o comprados en comercios. Pero, eso sí, vigilando que estén elaborados con ingredientes naturales, biodegradables y no contaminantes.

Artículo recomendado: Decorar para disfrutar de la casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *