La casa de Thierry Mugler en Nueva York


Uno de los diseñadores más aclamados que hay actualmente es Thierry Mugler, francés que no solo es un adicto a la moda sino que también le gusta coleccionar casas, o al menos eso es lo que parece viendo todas las que tiene en diferentes ciudades del mundo. Sea por capricho o por necesidad, lo cierto es que está continuamente viajando y es lógico que si se lo puede permitir tenga ciudades en varias de las “capitales de la moda” que hay repartidas por el mundo.

Hoy me gustaría enseñaros el piso que Thierry Mugler tiene en Nueva York, un pisazo que acaba de poner a la venta pero en el que vivirá mientras no encuentre un comprador. Al margen de todas las particularidades de la vivienda, he de decir que la decoración me parece espectacular, combinando lo clásico con lo moderno en algunas estancias pero mostrando donde predomina la modernidad y el minimalismo. Da gusto poder ver la casa de un “ricachón” sin que esté sobrecargada de fotos suyas y elementos decorativos varios.

Este piso es un apartamento de lujo que se compró en el año 2004 por 5 millones de dólares y que ahora está vendiendo por 8. Es un ático dúplex que tiene 2 habitaciones y 3 cuartos de baño, siendo diseñado en un principio como dos áticos diferentes pero finalmente se integraron en uno solo. Tiene unos 4.100 metros cuadrados, una auténtica barbaridad para un piso, más aún teniendo en cuenta que solo tiene 2 habitaciones, pero es que la terraza es alucinante, ideal para todas las fiestas que habrá montado.

Desde la terraza se puede ver casi toda la ciudad de Nueva York, especialmente la parte sur y oeste. Me encanta el salón-comedor, enorme y decorado en negro, rojo, gris y blanco, una combinación que está muy de moda actualmente y que puede verse muchísimo en decoración. Suelos de madera en salón, pasillos y habitaciones y de piso en los cuartos de baño. La terraza está muy bien decorada y es también en madera, teniendo alguna plantita y unas escaleras para ir moverte entre ambos pisos y terrazas con facilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *