La colección LIX de SKLUM, el complemento industrial perfecto para tu loft

cocina-estilo-industrial-foto
Arquitectura sobria, iluminación original y muebles de diseño duro y sofisticado son algunas de las premisas elementales para que un loft tenga un carácter realmente industrial. En decoración, el factor más característico de este tipo de decoración tan personal consiste en desnudar su estructura y dejar a la vista vigas, tuberías y otras imperfecciones del espacio. También mostrar las paredes de ladrillo visto y hormigón.

El toque fabril también se consigue apostando por los espacios diáfanos e introduciendo colores oscuros y grises. La decoración y los muebles juegan una importante baza: el acero y la madera son los reyes de cualquier estudio que quiera poseer ese tono industrial. En este sentido, la colección LIX de SKLUM es la apuesta perfecta para lograrlo.

La serie de mesas, sillas y taburetes LIX de SKLUM ofrecen el aire industrial a cualquier loft. Mezclando las sillas y taburetes metálicos con las mesas de madera de la misma serie en un conjunto iluminado con originales lámparas, obtendremos el resultado que esperamos.

SKLUM-industrial

Continuidad espacial, arquitectura desnuda y materiales duros, las claves del loft

Este estilo destaca por una continuidad espacial y superficies carentes de interrupciones con una arquitectura sin pretensiones. Sus techos infinitos y la iluminación natural que proporcionan sus grandes y geométricos ventanales, son característicos de este tipo de construcciones.

SKLUM
Para que este estilo impregne nuestro loft es necesario que el aspecto de los muebles sea duro. El hierro, el acero y la madera maciza son los principales aliados, máximo cuando se les añade un toque envejecido con efectos de oxidación o decapado.

La gama de productos LIX de SKLUM, inspirada en las creaciones de uno de los iconos del diseño -el metalúrgico francés Xavier Pauchard, pionero en el arte de la galvanización de acero- destacan por su estabilidad, resistencia y ligereza, y resulta idónea para decorar un moderno apartamento, así como una casa o un negocio. Este modelo de silla es perfecto para el estilo industrial, además su versatilidad y la amplia gama de la que dispone, le permite encajar a la perfección en decoraciones retro o vintage.

La silla LIX en colores flúor, tendencia en decoración

SKLUM
La serie está compuesta por diferentes mesas, sillas y taburetes. Sin duda, la silla LIX es la reina de la colección dado que ofrece un sinfín de posibilidades gracias a sus diferentes acabados, que pueden ser en madera, acero, cepillado, mate o vintage, y sus múltiples colores –hay disponibles un total de 23-, desde los más oscuros y fríos a los más llamativos en flúor amarillo o fucsia, que además de ser tendencia en decoración pueden revolucionar un comedor, un salón o un rincón apagado de nuestro hogar.

LIX-gama-colores

Los muebles de diseño, también para bares y negocios

Los muebles de diseño para bares y restaurantes llegaron para quedarse. ¿Queréis conocer nuestros preferidos?

La mesa LIX de madera –disponible en diferentes tamaños y alturas- combina a la perfección diseño y confort y, por su sobriedad, también resulta perfecta para lugares de reunión y negocios. Gracias a su estructura de acero con tablero de madera de pino, es idónea para zonas de bar y comedores.

SKLUM
La mesa alta LIX VINTAGE también es un icono del estilo industrial y retro, ideal para cocinas y zonas de bar. Con esta mesa funciona a la perfección el taburete alto LIX, que encaja tanto en la barra de un bar como en la cocina americana que reina en un loft. El toque final lo aporta el taburete bajo de la serie LIX que, pese a su tamaño, soporta hasta 150 kilos. La serie LIX es una colección perfecta para reinventar un apartamento y convertirlo en un lugar cómodo, sobrio y sofisticado que a nadie dejará indiferente.

2 comentarios

  1. He comprado la mesa lix blanca vintage y la tapa es blanca con tres rayas negras, nada que ver con lo que se muestra en las fotos de la página. Cuando la vi pensé que estaba defectuosa, pero al quejarme me dijeron que es así y se remiten a la típica parrafada de que el producto puede sufrir variaciones con respecto a las imágenes y que éstas son meramente ilustrativas. Para devolverla hay que pagar los gastos de transporte más un 20%. Un robo. No aconsejo ni este producto en concreto, que es decepcionante, ni ningún otro. Hay muchos más sitios en los que comprar que te ofrecen condiciones mucho más ventajosas. Cuando compras por internet sabes que te la juegas a que, sin haber visto el producto en directo, te pase algo así, por lo que es de agradecer que las fotos sean lo más reales y honestas posibles y que no haya tantas pegas para devolver un producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *