La mansión de Taylor Swift en Beverly Hills

Taylor-Swift-mansion-Beverly-Hills-recibidor
Una mujer que acumula una fortuna superior a 800 millones de dólares puede permitirse según que caprichos. Entre conciertos, discos, merchandising y otras historias, podríamos decir que Taylor Swift se está haciendo de oro. Es una cantante que nunca pasa de moda y todavía le queda mucho camino por recorrer, así que es normal que quiera invertir en activos inmobiliarios tan llamativos como la mansión que nos ocupa en este artículo.

Está situada en Beverly Hills, rodeada de otras mansiones de famosos, y es una auténtica maravilla tanto por dentro como por fuera. Tal vez sea la mejor de las que tiene, y eso que no son pocas las que ha decidido comprar a tocateja.

Se la compró al creador de la Metro-Goldwyn-Mayer

La vivienda en cuestión perteneció a Samuel Goldwyn, un productor de cine muy conocido por ser cofundador de la Metro-Goldwyn-Mayer, que sin duda alguna es una de las compañías más potentes de la industria cinematográfica.

Taylor-Swift-mansion-Beverly-Hills-recibidor
Por lo que hemos podido saber, Swift ha trabajado codo con codo junto a un equipo de arquitectos e interioristas que han hecho todo lo posible por satisfacer sus deseos. Lo más curioso de todo es que solicitó una reforma basada en el estado inicial de la mansión, que fue terminada para que Samuel Goldwyn y su mujer pudieran hacer vida a partir de 1934.

Pagó un precio desorbitado

La compra se produjo en 2015 y la cifra que pagó la cantante estadounidense no es calderilla. Desembolsó nada más y nada menos que 25 millones de dólares, cantidad con la que obtuvo el visto bueno a la operación por parte del hijo de Goldwyn.

Clásica y muy completa

Como podrás imaginar al tratarse de una reforma inspirada en el pasado, el estilo decorativo que predomina es clásico y no hay nada que podamos reconocer como moderno o de tendencia.

Taylor-Swift-mansion-Beverly-Hills-recibidor
Podríamos destacar su preciosa suite de invitados, la sala de proyección que hay en la biblioteca, el gimnasio, la sala de juegos y un apartamento de invitados adicional que está ubicado justo encima del garaje, que como podrás imaginar no es precisamente pequeño. Tampoco le falta piscina y pistas de tenis con las que desafiar el aburrimiento.

Fotos de la mansión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *