Plantas de interior: Azalea, Tradescantia, Coleo y Drácena

Azalea

Pequeño arbusto leñoso provisto de pequeñas hojas verde oscuro y flores agrupadas, cubriendo a veces la superfície total de la planta y cuyo colorido varía del blanco al púrpura, pasando por el rojo escarlata, rosa salmón y blanco-rosa.
Necesita tierra de brezo y un lugar claro y fresco en el interior de la casa, sobre todo si disponemos de calefacción. Durante el verano, podemos sacarla a la terraza, a media sombra.
Es importante regarle las hojas con el pulverizador. Es conveniente que tenga siempre la tierra húmeda, pero nunca encharcada.

Tradescantia

Hay distintas variedades. Tienen comportamiento rastrero y sus flores son de poco interés, sobre todo en la tradescantia manchada.
Son plantas resistentes que crecen bien en el exterior en climas templados. En regiones más frías, conviene tenerlas en el interior hasta que haga buen tiempo. Requieren un suelo blando con turba y arena y un lugar sombreado o semisombreado.
No les conviene riegos excesivos. Basta con regarlas cada ocho o diez días.

Coleo

Son herbáceas anuales o perennes dotadas de hojas de variadísimas combinaciones de colores, que son las que dan interés a la planta. Sus flores, muy pequeñas y poco lucidas, es recomendable cortarlas cuando empiezan a aparecer.
Necesitan un lugar bien iluminado pero sin sol y una buena tierra de jardín, mejor mezclada con algo de arena.
Es importanta regarlas a diario, sobre todo en interiores.

Drácena

Posee un tallo o tronco anillado y unas hojas largas y estrechas verde oscuro.
Necesita una tierra suelta y un ambiente luminoso y caldeado. Le basta con un riego semanal con algún fertilizante.
Una drácena, bien cuidada, puede llegar a los dos metros, después de algunos años. Para ellos, se debe cambiar de maceta cada año, en primavera, cuidando de no dañar las raíces.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *