Técnicas para pintar en tu hogar


A la hora de pintar las paredes en tu hogar tienes un montón de opciones que van más allá de la clásica forma de hacerlo con una brocha o un rodillo. Con las diferentes técnicas para pintar podrás conseguir diferentes acabados y efectos, dándole así una mayor originalidad a tu hogar. La elección del color también es muy importante ya que dependiendo de los que quieras poner te irá mejor una técnica u otra.

Lo que está claro es que elegir la técnica para pintar es muy importante ya que eso determinará el acabado que va a tener la pared y que puede ser brillante, satinado, mate o de muchas más texturas. Toma nota de las principales técnicas para pintar en tu hogar para poder elegir la que mejor se adapte a tus necesidades:

Aguada: En este caso, la pintura lleva mucha agua, lo que sirve para obtener una pintura translúcida con poca consistencia. Con esta técnica se consigue un efecto de pintura lavada.

Difuninado: Para esta técnica necesitarás una pistola, con la que degradarás el color desde una intensidad máxima hasta un tono muy suave para conseguir un difuminado perfecto y muy original.


Esponjado: De esta técnica te hablé con detenimiento hace un tiempo y se consigue aplicando la pintura con una esponja y dándole golpecitos a la pared con la misma para conseguir un efecto más original.

Estarcidos: Debes utilizar una plantilla con un dibujo calado para que al pasar el rodillo pueda quedar impreso el dibujo en la pared. Ideal para conseguir una pared que parezca un mural con varios dibujos, especialmente en las habitaciones infantiles.

Gotelé: Probablemente sea la más famosa o una de la que más lo es. Se hace de forma mecánica con pintura al agua o plástica. Tiene un acabado con efecto relieve en forma de pequeñas gotas.

Lacado: Se utiliza un esmalte o laca, aplicándolo en las paredes o muebles para darles un acabado liso que sea suave al tacto.

Marmolazo: Primero se tiene que aplicar una capa de pintura en un color liso y después con un pincel finito se van dibujando líneas irregulares que sean similares a las vetas del mármol.

Trapeado: En esta técnica se aplica la pintura con una brocha y después se extiende la misma con un trapo que esté arrugado. Para llevarla a cabo se necesitan dos personas, una que esté con la brocha y otra con el trapo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *