Tipos de vidrios


El vidrio es un material fantástico que puede ofrecerte muchas alternativas y usos a la hora de decorar tu hogar. Hay muchos tipos de vidrios, todos ellos con diferentes características y usos y que a buen seguro podrán adaptarse con facilidad a la decoración de tu hogar.

Toma nota de los distintos tipos de vidrio:

De colores: Es un vidrio que puedes colorear o pigmentar por una de sus caras y que pueden ser opacos, brillantes o satinados para que consigas el acabado que mejor vaya con el ambiente en el que los vas a poner.

Transiluminados: Son incoloros, extractaros, translúcidos o con diseños satinados al ácido. Son perfectos para iluminar cualquier objeto o zona desde la parte de atrás.

Satinado: Se obtiene gracias a un proceso químico por una de sus caras y que lo convierte en poco transparente. Ideal para separar ambientes.

Esmerilado: Es un vidrio crudo que se somete a un proceso mecánico en una cara. Los vidrios crudos son más peligrosos que los normales ya que se rompen con mayor facilidad y lo hacen en muchos pedacitos.

Espejos: Llevan un revestimiento de plata en una de las caras que es lo que provoca que nos veamos reflejados en ellos. Se les aplica también dos manos de pintura para protegerlos del rayado y la corrosión.

Grabados: Son aquellos que llevan algún tipo de grabado o bajorrelieve en una de sus caras para poder conseguir un diseño en concreto.

Doble vidrio hermético: Tiene excelentes características, como ser muy bueno para amortiguar ruidos y tener la capacidad de mantener la temperatura.

Además, dependiendo de para qué vayas a usarlo o en dónde vayas a ubicarlo, hay diferentes niveles de seguridad para que soporten más o menos las rozaduras, golpes, calor o cualquier otra condición.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *