Trucos para corregir los defectos al pintar


A la hora de pintar cualquier estancia de tu hogar debes tener en cuenta varias cosas para que el resultado final sea perfecto y no se aprecien errores. Algunos de los defectos más típicos son los grumus o el sobrante de pintura, que puede acumularse y dejar una superficie desigual y nada uniforme. Hoy me gustaría darte unos cuantos consejos para corregir defectos al pintar, verás que son muy fáciles de llevar a cabo y merecerá la pena ya que el resultado final será espectacular.

Lo primero que necesitarás serán las herramientas, que deben ser papel de lija, una pistola de aire caliente, una espátula, pinceles y cepillos, además de la pintura claro está. Toma nota de cómo corregir esos defectillos:

Recuperar el sobrante: el sobrante aparece cuando hay un exceso de pintura por haber aplicado más de la debida. Controlar la cantidad es muy importante para que no se dé este problema, además de que así no malgastarás pintura. De todas formas, si ya tienes ese sobrante, hay que quitarlo. Si aún no está seca bastará con que pases la espátula para poder quitarla, pero si ya está seca deberás rascarla y lijar la pared para que quede lisa. Utiliza el cepillo para eliminar el polvo sobrante de haber lijado.

Corregir el harinado: el harinado ocurre cuando la pintura se ha diluido en un exceso de harina, lo que hace que se convierta en polvo. Si sucede esto, tendrás que decapar y volver a pintar la superficie.

Evitar las grietas: aparecen muy a menudo, especialmente si la pared está desgastada o si la pintura no se ha adherido a la pared. Por desgracia, no puede corregirse, así que tendrás que lijar la pared y volver a pintarla.

Eliminar las burbujas: las burbujas son uno de los peores defectos que pueden aparecer en la pintura, especialmente cuando hay humedad en la pared. Lo primero que hay que hacer es eliminar la humedad, y después tendrás que decapar la superficie y volver a pintarla.

Eliminar desconchones: también son otro de los problemas que más surgen y se dan cuando la pintura no se adhiere bien a la superficie, especialmente porque no se ha preparado de forma correcta antes de pintarla. Quita los desconchones con un cuchillo o espátula y después lija la zona y píntala. Si hay desconchones en toda la pared, el único remedio será lijarla entera y volver a pintarla.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *