Un garaje convertido en un loft


Normalmente el garaje es un espacio oscuro, sucio y lleno de grasa. Por eso mismo resulta complicado imaginar que un pequeño garaje de apenas 52 metros cuadrados pueda convertirse en un apartamento tan coqueto y acogedor como el que podéis ver en esta entrada. Los arquitectos Miguel Ángel Santa Ibáñez y Rafael Tejedor del estudio ReHabitar Gestión han completado un proyecto cuanto menos peculiar. Lo primero que hicieron fue derribar todos los tabiques hasta conseguir un espacio abierto y diáfano. Luego se dedicaron a revestir de Pladur paredes y techos para lograr un mayor aislamiento térmico y acústico, al tiempo que sirvió para ocultar las nuevas instalaciones de fontanería y electricidad.

El resultado fue disponer de ambientes desahogados y luminosos. El suelo se cubrió con tarima flotante y las paredes se pintaron en color blanco para potenciar la iluminación y una interesante continuidad visual. Con respecto a la decoración vemos como predomina un estilo joven y actual, con muebles de líneas sencillas y tapicerías de piel en colores de moda. También se estudió minuciosamente la distribución del mobiliario para que fuera funcional y permitiera aprovechar cada rincón de la vivienda. Nadie diría que allí guardaban antes el coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *