Una cocina metida en un mueble


Si en Decorablog hemos hablado en alguna ocasión sobre cocinas para espacios pequeños, desde luego el diseño que os traigo en el post de hoy se lleva el premio a la más reducida y funcional. En realidad no es una cocina, sino un mueble que se abre y se despliega para “dar a luz” distintos elementos que sirven para amueblar y equipar una improvisada cocina.

El diseño fue realizado en el año 2010 por los jóvenes creadores alemanes Martin Klinke y Albrecht Seeger, y su nombre es “Come Together” (algo así como “vamos a reunirnos”, en referencia a los muebles y elementos que se juntan dentro del módulo).

El conjunto parte de un módulo blanco rectangular, que en ambas fotos aparece a la derecha. En su costado izquierdo se encuentra alojado otro módulo más pequeño, en este caso de color azul claro, que a pesar de sus reducidas dimensiones es el elemento fundamental de la cocina. Y es que en él se encuentra tanto la placa para cocinar como el fregadero, que cuenta con un curioso grifo retráctil que se puede extraer o guardar cuando sea necesario. En su parte inferior, unos prácticos huecos y cajones proporcionan mucho espacio para guardar utensilios y alimentos.

El módulo blanco también tiene su aquél. Si nos fijamos en su parte frontal, veremos tres recuadros que en realidad son… ¡Taburetes! Aunque parecen puertas, se pueden extraer y desplegar para configurar en un segundo un improvisado comedor o sala de reunión. Y por si fuera poco, la ranura que rodea la encimera del módulo azul deja espacio para insertar bandejas y así ampliar la superficie de trabajo. Esta ingeniosa cocina para espacios pequeños es un prototipo y aún no se comercializa, pero desde luego es una fantástica idea para pisos donde cada metro cuadrado cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *