Cómo confeccionar un centro de mesa

Share on Facebook21Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

confeccionar centro de mesa
A todo el mundo le pasa alguna vez. Llevas una idea en la cabeza sobre el tipo de objeto decorativo que quieres para casa pero no lo encuentras en ninguna tienda. Eso tiene fácil solución cuando se trata de artilugios que puedes elaborar tú mismo en casa. Es el caso de los centros de mesa. En el siguiente artículo te enseñamos a confeccionar distintos estilos de centro de mesa. Ya verás cómo es un trabajo gratificante y, lo mejor de todo, apto para cualquier bolsillo.

Lo primero de todo es plantearse dónde vas a colocar el centro y cuál es el estilo de la sala. No es lo mismo colocar el centro de mesa en un despacho, donde tienen mucha cabida los objetos con materiales reciclados; que elaborar uno específico para una cena romántica en casa, donde tal vez te convenga más un centro de velas.

Con velas flotantes

Empezamos con los centros más elegantes. Te proponemos como material fundamental utilizar las velas. Cumplirán una doble función, decorar e iluminar. Una idea es crear un centro de velas flotantes. Busca una vasija de cristal y llénala de agua. Para decorar el suelo del recipiente puedes recurrir a las sales de baño, que además ambientarán la estancia, y compra algunos nenúfares pequeños para colocarlos también en el agua. Una vez lo tengas todo, coge velas flotantes de distintos colores, ponlas en agua y enciéndelas. También te recomendamos probar con otro tipo de centros de mesa con velas.

centro de mesa de velas

De flores

Si la estancia es más rústica, lo adecuado es un centro de flores. Quedan muy bonitos los de flores frescas, pero cuando se marchitan hay que tirarlos, así que hazte uno de flores de plástico. Cómprate una taza o una tetera de un color vistoso. Las flores las puedes poner dentro de la abertura. Sujétalas bien con un cordel alrededor y pon espuma de corcho para anclarlas bien y evitar que se muevan.

centro vintage
Otra opción es coger una caja de cartón pequeña, forrarla de papel de colorines, añadirle corcho, anclar ahí las flores de plástico y esconder el corcho debajo de papel de seda. Es un centro de mesa reciclado que tampoco quedará mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *