Consejos para poner pladur
El pladur es uno de los materiales más empleados en decoración en los últimos tiempos ya que con él puedes darle forma a cualquier espacio y conseguir así estanterías y ambientes muy originales. Teniendo todos los materiales y un mínimo de conocimientos, podrás poner el pladur por ti mismo sin necesidad de contratar a un profesional que lo haga, que en estos tiempos de crisis se agradece poder renovar cositas en el hogar sin gastar mucho dinero.

Lo primero es conseguir todos los materiales que vas a necesitar, que serán las planchas de pladur, los perfiles (que serán canales y montantes), tornillos de rosca chapa, pasta de agarre, venda para juntas de pladur, una llana, un atornillador eléctrico, remaches, una remachadora, un metro y una cuchilla. Una vez conseguido todo eso, veamos cómo poner el pladur:

- Lo primero es trazar en el suelo el ancho del canal, marcando las dos caras con dos líneas paralelas. Si en esa pared hubiera puertas tendrías que marcar la anchura de las puertas por encima de las líneas. Si el pladur llega hasta el techo, pon allí las marcas también.

- Una vez todo medido, el primer canal que se pone será el del techo, atornillando con sus correspondientes anclajes tanto en el techo como en el suelo. Si hay puertas, corta el hueco de la puerta y deja a cada lado de los canales unos 15 centímetros ya que luego se doblan hacia arriba y queda justo el hueco necesario para la puerta. En los 15 centímetros de más que van hacia arriba se colocan después los montantes.

- Cuando ya estén todos los canales puestos llegará el momento de poner los montantes verticales, que se ponen a una distancia de entre 40-60 centímetros, dependiendo del tipo de partición que hayas elegido. Los montantes se tendrán que fijar a los canales con tornillos y remaches. Si hubiera puerta, sería el momento de poner el cerco de la misma.

- Ahora ya habrá que poner las planchas de pladur, que se van atornillando a los canales del suelo y a los montantes hasta que queden perfectamente sujetadas. No dejes más de 30 centímetros de distancia entre cada tornillo. Si pones varias planchas de pladur en el mismo sitio, deja un centímetro de distancia entre cada una de ellas con una junta de madera.

- Sella las juntas entre cada plancha y tapa los agujeros de los tornillos. Prepara la pasta de agarre con agua y, cuando sea una masa, ve poniendo vendas en todas las juntas y sellándolas con la pasta y la llana. Con esa pasta se tapan también los agujeros que hayan quedado por los tornillos. Es recomendable dar un par de manos para que quede mejor.