Consejos para preparar un baño romántico

Si no has podido comprarte el baño romántico de Cupido que os mostramos hace unos días, no te preocupes, con el que tienes en casa puedes lograr un efecto similiar y sin gastarte prácticamente ni un euro. Sólo necesitarás un poco de imaginación para conseguir que tu pareja y tú paséis una de las veladas más románticas de vuestras vidas disfrutando de un placentero y relajante baño.

En primer lugar, es importante que la espuma haga acto de presencia flotando por encima del agua. Para conseguir eso, sólo tendrás que arrojar un chorro de gel de ducha justo en la zona donde cae el agua cuando sale del grifo. En un instante verás como hace efecto y empieza a surgir la espuma. Si ves que no es suficiente, sólo tienes que añadir un poco más de jabón hasta lograr el nivel que tu prefieras.

En segundo lugar, no te puedes olvidar de las velas. Éstas, si puede ser, tienen que desprender un agradable aroma al encenderse. Si no tienes velas y prefieres algo más moderno, puedes utilizar luces sumergibles de las que hoy en día se venden. Son resistentes al agua y crean un efecto muy romántico.
Para que no te equivoques con la elección del aroma de las velas, a continuación te comentamos lo que más te puede interesar:

- Jengibre: Ayuda a combatir el agotamiento físico y sexual.
- Canela: Estimula sexualmente, es afrodisíaco.
- Sándalo y Vetiver: Relaja y tiene propiedades sensuales.
- Salvia: Distiende la energía sexual.

Otro elemento indispensable son los pétalos de rosa. Distribuidos por el agua de forma uniforme, crearán un ambiente muy sensual y romántico. Tu pareja seguro que te lo agradecerá.

Por último, no hay que olvidar que por el paladar también se puede conquistar. Unos bombones y una botella de cava bien frío pueden ser el colofón a un baño especial e inolvidable. Si preparas todo esto y tu pareja no se sorprende, intenta currártelo más la próxima vez o simplemente cambia de pareja…