Mezclar colores
A veces no conseguimos encontrar el color que deseamos, sin embargo podemos mezclar diferentes colores para ampliar las posibilidades cromáticas y disponer de multitud de tonos. El proceso de mezcla se puede hacer de forma manual o con máquina mezcladora. La idea es crear tonalidades únicas que no encontramos en el mercado. Se conocen como pinturas a la carta y consiguen colores muy concretos.

Lo más sencillo es combinar pintura blanca con tintes de colores o mezclarse con esmalte. Recuerda apuntar la referencia de la pintura y las cantidades se emplean, por si fuera necesario repetir la mezcla y obtener el mismo tono.

Si el proceso lo realizas manualmente, es recomendable añadir poco a poco la pintura de color al mismo tiempo que vamos mezclando con la base. Es importante saber que la cantidad de esmalte determinará el grado de saturación de la mezcla y por lo tanto del color resultante.