Cinco miedos habituales en una reforma

cocina-equipada
Es imposible separar la experiencia emocional de la transformación que sufre un inmueble tan ligado a la propia intimidad como el hogar. Los miedos pueden estar muy presentes en la etapa previa a una reforma. De hecho, estos temores pueden ser la causa de que se posponga esa decisión definitiva de hacer una obra. ¿Cuáles son los miedos que puedes identificar en este periodo? En Decorablog enumeramos cinco ejemplos.

Miedo a la incertidumbre

bano-nuevo
Cuando una persona toma esta decisión es consciente de que el futuro a corto plazo se presenta incierto en tanto que no todos los elementos del plan de acción dependen de su voluntad. Por ejemplo, teme equivocarse en la elección del equipo responsable de llevar a cabo la reforma. A su vez, durante el proyecto también pueden producirse imprevistos con los que no contabas en un primer momento. Puede surgir la necesidad de reformar un elemento que no se había contemplado hasta entonces.

¿Cómo reducir este miedo a la incertidumbre? Por medio de la comunicación constante con el equipo de profesionales puesto que este diálogo alimenta la confianza mutua. Es importante que tú seas una parte activa de este equipo puesto que se trata de tu casa.

Miedo al cambio

sofa-y-ventanas
El cambio forma parte de la vida y se materializa en su mayor expresión en esta transformación de la vivienda. A pesar de ser deseado, esta novedad también puede producir cierto nivel de incertidumbre en quien imagina la posibilidad de que el resultado final del proceso no cumpla con las expectativas previas.

El miedo al cambio también está muy vinculado con la sensación de vértigo que produce salir fuera de la zona de confort para quien observa el proceso inherente a una obra como caótico en comparación con la rutina cotidiana.

¿Cómo puedes reducir este temor tan específico? Observa qué hay más allá de este miedo una vez que hayas cumplido la meta de llegar hasta allí. Concreta cuál es la ganancia que observas en tu vida por medio de esta mejora de tu casa. Intenta enfocarte en ese instante para mantener tu motivación durante el plan de acción para sobrellevar mejor la incertidumbre y las dificultades previas.

Estrés financiero

chica-en-su-despacho
El dinero está muy presente en la realización de una obra. De hecho, no solo es visible en el precio final del proyecto, sino que además también es una variable a considerar en la elección de los materiales y los servicios.

La cuesta de enero que se produce justo después de los excesos de las fiestas Navideñas sirve para ejemplificar la propia cuesta que pueden experimentar los protagonistas de una reforma tras el compromiso con este proyecto. El temor a que el presupuesto exceda de forma notable las propias posibilidades es uno de los sentimientos habituales en este momento.

Al hacer la elección de los profesionales no tomes tu decisión final, únicamente, a partir del factor del precio sino a partir de una valoración general de la calidad de los servicios ofrecidos.

Cómo organizar la vida familiar

chica-en-el-salon
Durante el tiempo que la reforma se prolongue en el calendario, la familia también vivirá los efectos de ese cambio que supone una modificación respecto a la rutina cotidiana. Cuando en la familia hay niños pequeños, esta incertidumbre todavía puede ser mayor. ¿Cómo minimizar este temor? Concretando un plan específico y, también, buscando el momento oportuno para iniciar esta reforma.

¿Te encuentras en la etapa previa al comienzo de una reforma? Identifica tus miedos y busca una solución para cada uno de ellos al ocuparte de aquello que depende de ti, en lugar de preocuparte antes de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *