Cuatro falsos mitos de la decoración de pisos pequeños

habitacion-juvenil
La decoración es una experiencia personal que convierte en único a un lugar llamado hogar. La felicidad que ofrece una casa no se mide en metros cuadrados, por ello, conviene desterrar los mitos falsos que acompañan a los pisos pequeños. ¿Cuáles son esos errores habituales?

1. Ideas limitantes y prejuicios

espejo-y-mesa
Algunas personas no observan el potencial de un piso pequeño desde sus verdaderas posibilidades sino que contemplan los recursos disponibles desde su propio punto de vista que está condicionado por el filtro de la subjetividad. Por ejemplo, puede ocurrir que esa persona compare ese espacio con otras casas más grandes. Y esta tendencia hacia la comparación es equivocada porque no mide la belleza de un espacio desde sí mismo.

Cuando observas el antes y el después de la reforma en un piso pequeño aprendes a mirar más allá de aquello que en un primer momento era aparentemente imposible.

2. El espacio no es lo único importante

comedor

Cuando eliges un lugar en el que vivir, no solo puedes fijarte en los metros disponibles en esa vivienda. También puedes apreciar de manera significativa otras ventajas que pueden superar en perfección las carencias de una vivienda más grande. Por ejemplo, un piso pequeño con unas vistas espectaculares multiplica su belleza gracias a la luz natural y la estética de un paisaje exterior que produce bienestar emocional y que se transforma en una perfecta obra de arte para divisar desde el interior del salón.

Además, la verdadera perfección de un lugar no solo nace del estudio de ese lugar en sí mismo, sino de su vinculación con las necesidades del estilo de vida de la familia que vive allí. Es entonces cuando la introspección psicológica es tan importante como la decoración para encontrar en esa casa las respuestas deseadas.

3. Falta de personalidad

muebles-de-decoracion
La decoración en un piso pequeño puede ser tan exclusiva, entendiendo por este concepto un interiorismo único, como en una casa más grande. Por ello, conviene desterrar del diccionario de la decoración el prejuicio que lleva a observar la decoración de un lugar pequeño en términos de limitaciones cuando su belleza puede multiplicarse desde el punto de vista de las potencialidades.

El espacio en un piso pequeño puede aprovecharse perfectamente a partir de la inversión en mobiliario a medida que por su propia naturaleza se ajusta a ese piso. Mientras que en una casa grande existen más opciones de desaprovechar el espacio por el exceso de metros cuadrados, por el contrario, en un piso pequeño, el criterio de la optimización es un objetivo a alcanzar de principio a fin. Y esto suma belleza al lugar.

Además de los muebles a medida, también puedes seleccionar piezas modulares, cuya estética se ajusta especialmente a un entorno de estas dimensiones.

4. El blanco no es la única opción posible

pared-azul

Es cierto que el color blanco produce un efecto de amplitud visual gracias a la luminosidad que desprende. Sin embargo, eso no significa que un piso pequeño solo admita este tono en su interior. La paleta cromática de tonos es tan rica en matices que puedes alimentar tu creatividad para vestir tu hogar con tonos que suman un perfecto equilibrio de colores. El blanco es una opción muy recomendable, sin embargo, este no es un tono que descarta de manera absoluta cualquier otra posibilidad.

Por tanto, los pisos pequeños ofrecen una agradable experiencia de confort en un hogar con una belleza visual que trasciende a las características mismas de ese espacio visto en términos de metros cuadrados. Entonces, un piso pequeño deja de serlo al poner de relieve el potencial que se esconde más allá de la superficie presente.

Artículo recomendado: Desmontando falsos mitos del mundo de la decoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *