Materiales para encimeras


Los materiales con los que se realizan las encimeras han ido evolucionando en los últimos años. Pasado de las clasicas superficies de mármol o granito, a los materiales sintéticos. Son los más demandados ya que cuentan con una enorme variedad de colores y acabados. Además, se caracterizan por su resistencia, funcionalidad, estética y facilidad al limpiarlos. Sin embargo, también existen las maderas, el acero inoxidable o las piedras naturales conforman una amplia gama para todos los gustos y exigencias.

Mármol: Tiene la ventaja de que es económico y muy resistente, junto con el granito, ha sido el material más presente en las cocinas. Dispone de una gran variedad de colores y acabados. Pero su textura porosa hace que se manche con facilidad y tenga un desgaste con el paso del tiempo. Pierde brillo frente a los ácidos.

Granito: Algo más simple que el mármol, tiene una gran resistencia al calor, a los golpes y a los productos abrasivos. Es una interesante opción decorativa, puesto que la gama de colores es amplia con acabados vistosos. Su inconveniente se centra en el elevado precio.

Madera: Las encimeras también se fabrican en maderas nobles como el haya o el roble, aunque su coste es importante. No obstante, es el material preferido por muchos porque aporta a la cocina un toque rústico y natural. Su desventaja es que es un material sensible a la humedad, por lo que requeire cuidados, mentenimiento y tratamientos con algún producto sellador. También tiene el inconveniente que se raya con suma facilidad.

Estratificado: Encimera compuesta por un tablero laminado de aglomerado plastificado a alta presión. Tiene la ventaja de que la lámina que lo recubre imita cualquier tipo de material. No obstante, se raya, no soporta elementos calientes, productos ácidos, ni el agua. Es una buena opción si no se dispone de mucho presupuesto.

Acero inoxidable: Se emplea en cocinas de diseño vanguardista porque combina a la perfección con muebles de madera. Muy indicado para los amantes del estilo industrial, además de ser una opción muy higiénica. Sencilla de limpiar, resistente al calor y a los ácidos. Es un material sensible a los golpes y arañazos.
SEGUIR LEYENDO «Materiales para encimeras»

Encimeras de cocina


Si deseas renovar la cocina y tienes que escoger la encimera, te vamos a dar algunos consejos. Primero recuerda que lo más importante es la combinación de la belleza y la resistencia. En el mercado existen gran cantidad de opciones que cumplen todos los requisitos para obtener una encimera de cocina ideal. Triunfan los materiales sintéticos, acero inoxidable, madera, laminados o piedras naturales. Pero los materiales más innovadores y de mejor calidad son los siguientes:

Corian: Material sólido, resistente y homogéneo. Cálido al tacto y semejante a las superficies de piedra. Al no ser poroso resulta más fácil de limpiar y no absorbe olores. Es resiste las manchas y los fuertes golpes. Sus colores se modifican con el desgaste y el paso del tiempo.

Silestone: Material artificial versátil aglomerado de cuarzo natural y cristal ensamblado con poliéster. Destaca por la elegancia, bajo coeficiente de absorción de líquidos, la buena tolerancia frente a los ácidos y la gran resistencia al rayado y al impacto. Limpieza fácil pasándole un trapo seco.


Acero inoxidable: Material brillante, higiénico, resistente al paso del tiempo, la humedad y el calor. Muy indicado para cocineros o apasionados del aspecto industrial. Resistente al calor y compatible con todo tipo de alimentos.

Mármol: Material de piedra algo blanda y porosa. Es necesario aplicarle un tratamiento especial de impermeabilización, y requiere cuidado ante los golpes, el calor, la abrasión y los ácidos. Sorprende por su sofisticación y belleza, así como diseño vanguardista.

Madera: Sin duda, la opción ideal para los amantes de la naturalidad. Las encimeras de madera forman cocinas de gran belleza, contundencia visual y versatilidad decorativa, se adaptan en cocinas tanto rústicas como ultramodernas. Desventajas: porosidad, peligro de ralladuras y poca resistencia a productos corrosivos.