Preparación para pintar la casa


Antes de ponerte con la brocha gorda, debes tener en cuenta algunas cosas. Primero es importante que sepas qué vas a pintar. Dependiendo de la superficie de la pared, calcularemos la cantidad de pintura necesaria, color y tipo de pintura. Luego deberás comprobar que la superficie esté limpia de impurezas y, si fuera necesario, la debes alisar.

Las pinturas acrílicas un recubrimiento opaco con acabado mate o satinado. Además son de fácil aplicación y de rápido secado. Por lo que resultan ideales para utilizar en obras, recintos cerrados como salones, dormitorios, comedores y oficinas.

Por otro lado, las pinturas con esmalte o de aceite también proporcionan un recubrimiento opaco y se pueden aplicar tanto en interiores como en exteriores y en todo tipo de paredes. Se pueden lavar, tienen una alta resistencia a la abrasión o corrosión y se suelen usar en baños, cocinas, fachadas, madera y paredes de metal.

La elección del color es fundamental en el proceso de pintado. Para que la pintura no se deteriore con el paso del tiempo, debemos tener en cuenta que en exteriores es aconsejable utilizar colores firmes, resistentes al sol y a los cambios del clima. Por el contrario, en interiores lo recomendable es aplicar tonalidades claras que potencien la iluminación en los ambientes.

Para pintar una pared, no basta con la pintura, necesitarás pinceles, rodillos, aplicadores o sopletes. Cada uno sirve para una función específica en el momento de pintar. Los pinceles de cerdas naturales se emplean para pinturas al aceite, esmaltes o barnices en superficies lisas y reducidas. Un buen pincel debe retener la cantidad necesaria de pintura, evitar el goteo, esparcir la pintura uniformemente y no debe marcar las cerdas.

Los rodillos son perfectos para superficies grandes porque brindan un mayor avance y uniformidad, suelen ser de lana natural (exteriores) y de lana sintética (interiores). Los aplicadores planos van con almohadillas y consiguen un muy buen acabado ya que evita salpicaduras. Mientras que el soplete se utiliza para cubrir grandes espacios de forma rápida y uniforme, además de permitir llegar a rincones de difícil pintado.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *