Recupera tus muebles con mosaicos


Seguimos con el reciclaje: en época de crisis, no hay nada mejor para ahorrar unos euros en decoración, y además entretenernos pasando un buen rato. El bricolaje es un hobby que a muchas personas apasiona, y además es excelente para poder decorar nuestras casas con objetos bellos, personalísimos y baratos. Por ejemplo, estos muebles de jardín recuperados con mosaico que no pueden ser más espectaculares… Esta técnica sirve para muebles de exterior, pero también para mesas y encimeras de interior.

Si quieres aprender a revestir muebles con mosaico, toma nota de cómo se hace paso a paso:

– Las superficies deben ser planas y resistentes: madera, cemento, metal… En cuanto a las piezas de mosaico, te servirán viejas baldosas que puedes romper metiéndolas en una toalla vieja y golpeándolas con un martillo (para obtener un efecto en plan “Gaudí”), teselas de gresite (a la venta en centros de bricolaje) o trozos de vidrio, como los de la imagen de la derecha.

– Aplica sobre la superficie a revestir una mano de cemento-cola como el que se usa para alicatar, extendiéndolo con una llana dentada. Te recomiendo que antes tengas claro el diseño que vas a hacer con las piezas: puede ser aleatorio, en plan abstracto y combinando los colores sobre la marcha, o como el de la imagen de la izquierda, con un diseño previo. Ve pegando las piezas o teselas con cuidado, dejando una junta entre ellas de no más de 3-4 mm.

– Deja secar el cemento-cola el tiempo que indique el envase. Después, vierte una lechada del mismo material sobre la superficie de forma que la cubra completamente, y extiéndelo con una llana de goma. Tendrás que repetir la operación, ya que el cemento-cola merma. Puedes colorearlo con tintes al agua para pinturas, por ejemplo para que te quede negro como el de las fotos.

– Una vez seca, la lechada se retira limpiando la superficie con una esponja y agua abundante. Tendrás que limpiarla varias veces hasta que quede perfecta. En mesas cuadradas o rectangulares, te recomiendo que remates los laterales con perfiles de metal en L, atornillándolos a la parte inferior; así quedarán mejor perfilados y el cemento-cola no se verterá por los bordes. Las mesas redondas pueden rodearse con una tira de metal (aluminio, por ejemplo) de 2 mm de grosor, atornillada al canto.

2 comentarios

  1. Hola César,

    Somos una revista de decoración, no nos dedicamos a ello. Para eso tendrás que contactar con una empresa que preste esos servicios.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *