Jarrones llenos de facetas hechos a mano

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Una casa se va haciendo nuestra a medida que la vivimos. Según vamos pasando más y más tiempo en ella, imprimimos nuestro propio carácter a los espacios. Tratamos de rodearnos de las cosas que nos parecen bonitas. De objetos que no siempre son funcionales, que a veces sólo son decorativos, pero que se convierten en piezas esenciales de nuestro mundo, de nuestra vida diaria.

Eso es lo que me pasa a mí con el jarrón Faceture. Que me parece tan original y bello, que me lo llevaría ahora mismo a mi casa y lo convertiría es una de esas piezas de mi mundo, de las que me gusta rodearme para verlas a diario. Y es que no me digáis que no es precioso.

100% hecho a mano


El jarrón, creado por Phil Cuttance, un diseñador neozelandés afincado en Londres, ha sido desarrollado en numerosos tamaños, modelos y colores. Todos están hechos a mano, de forma artesanal, a partir de una resina a la que se le da forma mediante un molde, también realizado manualmente.

El proceso comienza con el modelado del propio molde, una lámina de plástico muy fina (de 0,5 mm. de grosor) que se corta y se pega hasta conseguir la forma deseada. Este molde parece una especie de malla con numerosos dobleces triangulares que después van a dar a las piezas su rasgo característico.


A continuación la resina se vierte en el molde que se gira lentamente para que se impregne completamente. Después se vierte resina de otro color y se gira de nuevo. Así se consiguen dos colores para el jarrón, uno por dentro y otro por fuera. El resultado son piezas únicas, que pueden presentar pequeñas imperfecciones superficiales que no hacen otra cosa que dotarle de más personalidad.

Edición limitada


Los floreros Faceture tienen un aspecto especial como de origami, lleno de facetas, como de crujiente papel que ha sido plegado y desplegado. Están disponibles en la tienda online Dsigndot, en varios colores y en una serie limitada de 33 piezas por color. De hecho, cada uno de los jarrones está catalogado con un número grabado en la base, lo que le convierte en algo único y exclusivo.

Además de jarrones, el diseñador Phil Cuttance ha creado también, y siguiendo el mismo proceso creativo y de fabricación manual, lámparas y mesas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *