Renovar la cocina sin hacer obras

Share on Facebook19Tweet about this on Twitter0Share on Google+2


Si hay una estancia con vida en una casa, esa es la cocina. Sin embargo, también es la parte de la vivienda que más acusa el paso del tiempo, y una cocina tiene un mal envejecer. La buena noticia es que no es necesario recurrir a tediosas obras para darle una nueva cara a la cocina; existen varias posibilidades para dar un nuevo aire a tu cocina invirtiendo poco dinero con pequeñas ideas con las que conseguiremos una estancia renovada.

Puede que pasado un tiempo nos cansemos del color o los muebles hayan perdido el brillo de sus inicios. Al pintarlos o barnizarlos conseguiremos dar un aire completamente renovado a la cocina.  También podemos emplear acabados especiales como los plásticos de formica que se venden en la mayoría de tiendas de bricolaje. Bastará con cambiar los frentes de los armarios para dar un nuevo aspecto a la cocina.

También podemos renovar los tiradores y parecerá que el estilo de los armarios ha cambiado por completo. Si lo que queremos es aprovechar los retoques para ganar espacio de almacenaje podemos optar por instalar un módulo alto en un hueco libre de la cocina. Una buena opción es elegirlo con los frentes acristalados para no recargar el ambiente, sobre todo si la cocina es pequeña.

Ideas divertidas y originales


Una idea divertida es convertir la pared en una pizarra. Conseguiremos este efecto con una pintura de acabado mate que nos servirá para pintar cualquier superficie lisa. Una vez pintada podemos colocar tizas de colores cerca con las que escribir mensajes, hacer la lista de la compra o apuntar esa receta que siempre hemos querido hacer.

Si hay algo que caracteriza las cocinas españolas son las neveras llenas de imanes de todos los colores. Para renovar la cocina también podemos convertir la pared en un gigantesco mural magnético donde colocar todos esos recuerdos de nuestros viajes. Lo conseguiremos con pintura metálica, compuesta por pequeñas partículas de hierro que atraerán los imanes a la pared.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *