10 trucos para ganar metros en un piso mini

piso-mini
Los tiempos han cambiado y ahora es habitual vivir en pisos que tienen muy pocos metros cuadrados. Eso es un problema, desde luego, pero como puedes imaginar existe una solución. O más de una.

De eso mismo te hablaré en este artículo, en el que voy a compartir 10 trucos que harán que tu piso mini no parezca tan mini. No vas a poder decir que es una mansión, pero como mínimo tendrás la sensación de vivir en un espacio en el que te sentirás cómodo y podrás almacenar más cosas de las que creías.

1- Distribución

La tendencia small living tiene sentido cuando existe una buena planificación. Hay que hacer todo lo posible por lograr que la distribución sea efectiva, y con eso me refiero a aprovechar todos y cada uno de los centímetros cuadrados del piso mini. Para ello es fundamental respetar las zonas de paso y las distancias mínimas que debe haber entre los muebles, ya que de lo contrario puede ser bastante caótico ir de una punta a la otra del piso.

2- Sencillez

piso-mini-sencillo
No pretendas tener un piso mini si vas a almacenarlo absolutamente todo. Cuando se trata de vivir en un espacio tan acotado hay que ser muy selecto para evitar que las estancias se vean recargadas. Como diría Marie Kondo, una experta del orden que se ha hecho famosa a nivel mundial, rodéate solo de aquello que te transmite alegría. Nunca guardes algo pensando que a lo mejor algún día lo utilizas, porque ese “algún día” no suele llegar nunca.

3- Puertas correderas

Tener puertas batientes es todo un lujo para quien vive en un piso mini. Olvídate de ellas e instala puertas correderas, que como bien sabes se esconden por dentro de las paredes o se pegan a otras puertas en el caso de que haya más de una. Entre tenerlas y no tenerlas hay una diferencia abismal. Concretamente de un metro cuadrado por cada puerta.

4- Colores

piso-mini-blanco
No hay un color más apropiado para un piso mini que el blanco. El beige y ciertos tonos de gris, si son muy claritos, también te pueden venir bien, pero lo más recomendable siempre es decantarse por el blanco, que además suele estar disponible en distintas escalas para que no te veas en la obligación de pintarlo todo con el blanco puro de toda la vida. Para no caer en la rutina es buena idea dar color a las habitaciones a través de los complementos, mientras que la madera será tu mejor aliada para combatir su frialdad.

5- Almacenamiento y decoración de altura

Cuando se trata de decorar y almacenar objetos en un piso mini, es indispensable utilizar todo el espacio disponible, lo que implica pensar que hay que aprovechar cada rincón hasta el techo. Eso se traduce en la compra de estanterías muy altas para guardar de todo, y también en la decoración empleando cuadros, vinilos y otras piezas decorativas que pueden fijarse a la pared como pueden ser las lightbox o las letras de madera.

6- El cristal ayuda (y mucho)

mesa-de-vidrio
A un piso pequeño se le exige que sea diáfano, ya que de esta forma no parece tan pequeño como si estuviera repleto de objetos. Es por ello que el cristal se convierte en un material a considerar, ya que resta peso visual colocado en mesas, armarios, jarrones…

7- Orden

De nada sirve todo lo anterior si no eres capaz de mantener el orden. Cuando el caos se instala en tu casa la distribución empeora y se pierde ese grado de sencillez que he mencionado en el segundo apartado. De la misma forma, el piso también debe estar limpio.

8- Muebles

piso-mini-muebles
Cuando se trata de comprar muebles para un piso mini, es evidente que éstos deben ser lo más pequeños posible. No podemos aspirar a un sofá enorme por razones obvias, así que más bien hay que conformarse con mesas-nido, camas-nido muebles auxiliares con ruedas, sofás-cama, mesas de comedor extensibles, literas, camas con canapé… En cuanto al color, si son blancos mejor que mejor.

Te recomiendo leer el artículo que publicamos sobre los mejores muebles para pisos mini.

9- Suelos

Sobre los suelos no hay demasiado escrito, pero sí te recomendaría que hicieras todo lo posible por ocultarlos si son demasiado oscuros. ¿Cómo? Con alfombras, o bien apostando por un barniz que los aclare.

10- Telas

piso-mini-telas
Las telas, que tan bienvenidas son durante los meses más fríos del año, no deberían tener tanto protagonismo en un piso mini, o como mínimo no deberían ser demasiado gordas. Lo ideal es que sean lisas y de tonos claros. El blanco vuelve a ser aquí el más recomendable, sobre todo cuando se trata de elegir el sofá. Eso sí, asegúrate de que la funda se puede lavar sin problemas, ya que es un color que se ensucia con solo mirarlo.

Artículo recomendado: Ideas para pisos mini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *