Cambiar un interruptor


Hace un tiempo os enseñé a reparar un interruptor de forma sencilla. Hoy, sin embargo, quiero enseñaros cómo se cambia un interruptor antiguo por uno nuevo. Es más sencillo de lo que parece, aunque hay que tener unas cuantas cosas claras y tomar una serie de precauciones para evitar más de un susto.

Un interruptor viejo, flojo o roto puede ser todo un peligro. Por eso, lo mejor es cambiarlo por uno de los que se comercializan ahora, mucho más seguros y atractivos desde el punto de vista estético. En el mercado hay de muchos tipos, así que no te será difícil encontrar uno que te convenza.

Lo primero que hay que hacer, y tal vez lo más importante, es desconectar el interruptor general del cuadro de distribución. Si hay más personas en casa que tal vez no se han percatado de ello, lo ideal será avisar para que nadie lo vuelva a conectar antes de que se termine la faena. De esta forma podremos trabajar con total tranquilidad.

Lo primero que hay que quitar es el embellecedor, que no es otra cosa que la parte externa del interruptor. Suele ir atornillado o a presión y su función no es otra que la de rodear la caja y tapar los huecos de la pared. Seguidamente veremos que hay tres cables: uno marrón o negro de fase, uno azul neutro y otro verde-amarillo de la toma de tierra. Si el interruptor es muy viejo, seguramente tendremos que aflojar unos pequeños tornillos que sirven para conectar los cables al aparato.

Es sumamente importante fijarse en cómo van conectados los cables al antiguo interruptor. El cable correspondiente tiene que entrar y salir por el mismo conector para que se cierre el circuito de forma correcta. Una vez ya estén todos los cables conectados, lo único que se tendrá que hacer es introducir el cuerpo del interruptor en una caja que irá fijada con unas pinzas que lleva en los costados y que hacen presión contra la pared. Colocando el embellecedor ya habremos terminado con este fácil trabajo. Lo único que nos quedará por hacer es conectar la corriente para comprobar si funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *