Decorar interiores con mimbre o rattán
Cuando hace más calor, el mimbre o rattán se convierten en uno de los mejores aliados para conservar frescos los ambientes y disfrutar de la ligereza del mobiliario. Las tendencias en decoración de interiores se han orientando hacia todo lo que es más ecológico y natural, intentando ser fabricados con materiales en su mayoría biodegradables. La moda de las fibras naturales hace referencia al mimbre, bambú o rattán. Estos materiales tienen la enorme ventaja de ofrecer un ambiente mucho más acogedor en nuestras casas.

Los muebles a base de fibras naturales son ideales para cualquier estación del año, pues se adaptan fácilmente al clima, además son perfectos para cualquier ambiente, pues combinan a la perfección con muebles de diferentes formas, dimensiones y materiales. En la mayoría de los casos, pensamos en muebles de fibras naturales sólo para exteriores, pero recientemente han comenzado a verse en ambientes interiores, como salones o dormitorios.

Las fibras naturales no sólo se emplean en muebles. También sirven para paredes, de la misma forma que se hace con las sillas, mesas, camas, cestos, papeleras, revisteros o cabeceras de las camas. Tanto la variedad como la calidad de los diseños ha ido aumentado con el paso del tiempo y actualmente disponemos de muchas más opciones para el mimbre o el rattán, puesto que son muy utilizados en terrazas y jardines, también son materiales válidos en interiores para crear ambientes con estilos más étnicos, minimalistas o con aires orientales.

No es necesario cambiar toda la decoración de nuestro hogar, sino añadir algunos elementos ya sean muebles, accesorios o revestimientos, que se complementen para cambiar la estética con más calidez y nobleza. No olvides que los muebles preparados con fibras naturales dan frescura y, a la vez, calidez a los espacios. Puedes comenzar por colocar mimbre y caña en las sillas, cortinas o cómodas para formar un ambiente acogedor.