Robots de limpieza, ¿son eficaces?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


Hace unos días publicamos en Decorablog un artículo sobre robots que cortan el césped ellos solitos. Este post me hizo pensar en otros artilugios que están empezando a surgir como “flores primaverales” y que nos prometen el oro y el moro, para que no tengamos que hacer nada en la casa: ni limpiar, ni segar… ¡Casi, ni cocinar! Recientemente hemos hablado sobre la limpieza de primavera; desde luego, con un robot que la hiciese él solo nos iría mucho mejor.

Así que me ha dado por investigar un poquito para ver si realmente merece la pena invertir dinero en los llamados robots de limpieza, curiosos artilugios que recorren la casa aspirando o limpiando el polvo. ¿Son tan eficaces como prometen?

Robots inteligentes

En principio, hay que señalar que hay dos tipos de aparatos: los robots propiamente dichos, que tienen un lugar donde se cargan y luego recorren el suelo aspirando o fregando, dependiendo del tipo. Cuando terminan o se les termina la carga, regresan al punto de origen para volver a cargar las baterías. Estos artículos ofrecen buenas prestaciones; eso sí, resultan interesantes si tenemos casas grandes o no queremos pasar ni un minuto con las aspiradora, ya que son bastante caros.

Aparatos eléctricos


Por otra parte, seguro que todos habéis visto en la televisión anuncios de “robots” que limpian el suelo mientras nosotros nos dedicamos al dolce far niente. Un buen ejemplo es el ViRobi de Vileda, en las fotos y el vídeo. En realidad no se trata de robots, ya que no son “mecanismos inteligentes”; sencillamente, son mopas eléctricas que se mueven solas. No aspiran el polvo sino que lo atrapan, además de las pelusas, como las mopas convencionales. Para ponerlos en marca hay que colocar la gamuza desechable en la base (se pega con velcro), escoger la duración de la limpieza… Y listo.

Title

El aparatito saldrá raudo y veloz a limpiar, cambiando de dirección cada vez que tope con un obstáculo. Su ventaja más interesante es desde luego su precio, que oscila (dependiendo de las ofertas) entre 35 y 50 euros. Eso sí, hay que cambiar la gamuza cada vez que se usa y no aspira; además, no sirve para todo tipo de suelos. Dicen que para suelos cerámicos son muy eficaces, y yo supongo que también para laminado… ¡Ahora, la elección es vuestra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *