Trucos decorativos (y no tan decorativos) que te permitirán dormir mejor

dormitorio-en-la-buhardilla
El descanso es fundamental. Dormir como mínimo 8 horas y hacerlo en buenas condiciones nos permite afrontar el día con energía. Por eso es tan importante hacer todo lo posible para que se cumplan las condiciones necesarias para que el confort y el relax se apoderen de nuestro dormitorio.

Con ese objetivo me he animado a preparar este artículo, en el que comparto varios trucos que te ayudarán a dormir mejor. No son como tomarse un somnífero, pero te aseguro que cualquier ayuda cuenta. ¡Y encima sin prescripción médica!

No escatimes en la compra del colchón y la almohada

Pocas inversiones son tan importantes como la del colchón o la almohada que utilizarás todos los días para dormir. No te gastes tanto en muebles o en decoración y prioriza la calidad de algo que vas a agradecer cada día que te levantes. Recuerda que tanto los colchones como las almohadas tienen unos años de vida útil, y que cuando llega el día de sustituirlos hay que hacerlo sin pensárselo dos veces. Si no lo hacemos es probable que empecemos a tener dolores de espalda y de cervicales.

El tamaño de la cama

No solo hay que valorar que el colchón y la almohada nos garanticen un buen descanso, sino que también hay que fijarse en el tamaño de la cama, ya que si no es lo suficientemente grande podemos tener problemas de espalda por la incomodidad que eso puede ocasionar. Debe ser grande tanto a lo ancho como a lo largo, porque tampoco es plan de que los pies se salgan por debajo.

Artículo recomendado: Consejos para elegir la cama.

dormitorio-gris-y-blanco

Cuidado con las proporciones

A todos nos gustaría tener un dormitorio enorme, pero por desgracia los metros cuadrados pueden escasear y eso hace que tengamos que ingeniárnoslas para tener todo lo necesario sin eliminar zonas de paso. Ver que todo está muy recargado y que a duras penas podemos acceder de un lugar al otro del dormitorio también puede afectar a nuestro sueño. Lo bueno es despejarlo todo al máximo y decantarse por un estilo decorativo minimalista o cercano a lo que entendemos como tal.

El Feng Shui también tiene algo que decir

Puede que no seas partidario de lo que promulga el Feng Shui, pero nunca está de más saber que lo que recomienda es que la cama sea el elemento protagonista del dormitorio. Además, no hay que alinearla ni con la puerta ni con las ventanas, pero debe ser posible verla desde la puerta. Por otra parte, especialmente cuando se trata de una cama compartida, debería tener acceso desde ambos lados.

Artículo recomendado: Convierte tu dormitorio en un nido de amor gracias al Feng Shui.

dormitorio-nordico

Ropa de cama confortable

Otro de los imprescindibles de cualquier dormitorio es la ropa de cama, que tiene una influencia especialmente relevante cuando el frío hace acto de presencia. Es verdad que el diseño importa, pero no hay que descuidar la calidad y el confort que pueden ofrecer las sábanas, el edredón, etc. El algodón egipcio es el mejor material que puedes elegir, pero como es lógico no es precisamente barato. De ahí que lo más normal sea decantarse por el algodón pima, aunque también hay otras opciones como el lino (tampoco es barato y se recomienda en ambientes cálidos) o el sintético (económico y duradero, aunque no tan confortable).

Colorterapia

Los colores influyen en nuestro estado de ánimo y pueden hacer que nos cueste más o menos dormir. Los colores claros y suaves son los más recomendables, como por ejemplo el pastel. Hay que evitar los colores intensos y no elegir tonos como el naranja, el rojo o el amarillo, ya que en vez de relajarnos lo que hacen es activarnos.

dormitorio-rustico

Un buen aroma puede ayudarte a conciliar el sueño

Nos encantan las velas, que además de servir para decorar pueden ayudarnos a dormir. ¿Cómo? Gracias a una serie de aromas que por sus propiedades son capaces de facilitar el proceso de relajación que es tan necesario. La aromaterapia está comprobado que funciona, y es ahí donde destacan la lavanda y el azahar. Además, el sándalo combate la ansiedad y tanto la valeriana como la mandarina pueden ayudarte a encontrar el relax que tanto ansías. El olor a pintura y la humedad provocan todo lo contrario, así que haz todo lo posible por mantenerlos a raya.

Ordena el dormitorio con cabeza

Toda tu casa debería estar ordenada, siendo el dormitorio una de las zonas que más demandan esa responsabilidad de tener cada cosa en su sitio. Por otra parte, es una estancia peligrosa en ese sentido, ya que muchas veces nos quitamos la ropa para ir a dormir y caemos en la tentación de acumularla en una silla, por ejemplo. Lo mismo pasa con lo de acumular multitud de objetos en la mesita de noche. Aunque no lo creas, todo eso puede afectarte a la hora de dormir, porque el desorden no genera paz y tranquilidad, sino más bien todo lo contrario. Acostúmbrate a no dejar nada por en medio y busca un sitio para cada cosa.

Artículo recomendado: Cómo mantener el dormitorio ordenado con mucho estilo.

mesita-de-noche

No te olvides de la limpieza

No es ninguna tontería y estoy convencido de que lo habrás notado. Limpiar bien la habitación hace que durmamos mejor, sobre todo si tenemos algún tipo de alergia al polvo. Eso sí, no hay que limpiar pocas horas antes de irse a dormir, ya que de lo contrario corremos el riesgo de que el polvo todavía esté flotando, lo cual puede ser un importante problema para las personas que sufren alergias. El hecho de tener alfombras, peluches y otros textiles hacen que el polvo se acumule con facilidad, así que hay que tenerlo en cuenta si se tiene algún tipo de rechazo a esas dichosas partículas.

Artículo recomendado: Decorar un dormitorio para dormir bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *