Mesillas de noche muy originales


Los muebles no tienen por qué ser siempre los que la decoración convencional nos “manda”. Reutilizar es una de las consignas de las últimas tendencias, y dar un nuevo uso a cosas que ya no sirven es el santo y seña del reciclaje. Este post va precisamente de eso: utilizar cachivaches que ya no nos sirven para nada (o simplemente que nos parecen bonitos) y darles un nuevo uso como mesillas de noche.

Como puedes ver, los ambientes conseguidos con estas sencillas ideas son de lo más elegantes y originales. Y todo, a base de trastos y cosas cuyo uso original no tenía nada que ver con las clásicas mesillas de dormitorio…

Esta primera imagen nos propone dos ideas distintas, pero ambas con un toque romántico y nostálgico perfecto para el dormitorio. A la izquierda, la mesilla de noche se ha sustituido por una sencillísima escalera de obra, de las que se apoyan en la pared, pintada de negro. Ni siquiera necesita baldas: el libro se coloca boca abajo sobre un peldaño; la lámpara es de pinza, y el vaso de agua, sobre el suelo. La propuesta de la izquierda es tan sencilla como apilar cuatro viejas maletas de distintos materiales y tamaños. Esta idea me encanta, porque me trae a la mente viajes por los cinco continentes… Si no tienes suficientes maletas, busca otras viejas en rastrillos y desembalajes, o acude a la familia o los amigos.


Estas dos fotografías continúan con el feeling romántico, pero en este caso los cachivaches que se han empleado como mesillas son algo más peculiares. A la izquierda, un bombo de banda de música hace las veces de mueble, de forma más que eficaz. Y a la derecha, la idea más “minimalista” y básica: fija a la pared un soporte para baldas de metal (cuanto más elegante, mejor), previamente pintado de blanco. Cuelga de él un cubo de metal… ¡Y ya tienes espacio para las revistas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *